Las estaciones de esquí y su impacto en el medio ambiente

Las estaciones de esquí y su impacto en el medio ambiente

El esquí alpino y el snowboard son excelentes maneras de pasar tiempo en las montañas de manera relativamente segura durante la temporada más implacable del año. Para poder ofrecer esto, las estaciones de esquí confían en una infraestructura compleja y exigente de energía, con decenas de empleados y uso intensivo de agua. Los costos ambientales asociados con el esquí de resort vienen en múltiples dimensiones, y también las soluciones.

Perturbación de la vida silvestre

Los hábitats alpinos sobre la línea de árboles ya están amenazados por el cambio climático global, y la perturbación de los esquiadores es un factor estresante más. Estas perturbaciones pueden provenir de asustar a la vida silvestre o dañar su hábitat dañando la vegetación y compactando los suelos. La perdiz nival (un tipo de urogallo adaptado a hábitats nevados) en las áreas de esquí escocesas disminuyó durante varias décadas debido a colisiones con cables de elevación y otros cables, y de perder nidos a cuervos, que se habían vuelto comunes en los centros turísticos.

Deforestación, cambio de uso del suelo

En las estaciones de esquí de América del Norte, la mayor parte del terreno esquiable se encuentra en áreas boscosas, lo que requiere una gran cantidad de áreas despejadas para crear pistas de esquí. El paisaje fragmentado resultante afecta negativamente la calidad del hábitat para muchas especies de aves y mamíferos. Un estudio reveló que en los restos de bosque que quedan entre las pendientes, la diversidad de aves se reduce debido a un efecto de borde negativo. Allí, los niveles de viento, luz y perturbación aumentan cerca de las pendientes abiertas, lo que reduce la calidad del hábitat.

Una reciente expansión de una estación de esquí en Breckenridge, Colorado, generó preocupaciones de que dañaría el hábitat del lince de Canadá. Se logró un acuerdo con un grupo de conservación local cuando el desarrollador invirtió en la protección del hábitat del lince en otras partes de la región.

Uso del agua

Como resultado del cambio climático global, la mayoría de las áreas de esquí experimentan inviernos de duración cada vez más corta, con períodos de descongelación más frecuentes. Para mantener los servicios a sus clientes, las áreas de esquí deben hacer nieve artificial para tener una buena cobertura en las pistas, así como alrededor de las bases de elevación y refugios. La nieve artificial se produce al mezclar grandes volúmenes de agua y aire a alta presión. Las demandas de agua pueden ser muy altas, lo que requiere el bombeo de los lagos, ríos o estanques artificiales construidos específicamente. Los equipos modernos de fabricación de nieve pueden requerir fácilmente 100 galones de agua por minuto para cada pistola de nieve, y los centros turísticos pueden tener docenas o incluso cientos en funcionamiento. En Wachusett Mountain Ski Area, un complejo de tamaño modesto en Massachusetts, la formación de nieve puede extraer hasta 4,200 galones de agua por minuto.

Energía de combustible fósil

El esquí en centros turísticos es una operación intensiva en energía, que depende de combustibles fósiles, produce gases de efecto invernadero y contribuye al calentamiento global. Los remontes generalmente funcionan con electricidad, y operar un solo remonte durante un mes requiere aproximadamente la misma energía necesaria para abastecer a 3.8 hogares durante un año. Para mantener la superficie de la nieve en las pistas de esquí, un resort despliega todas las noches una flota de preparadores de senderos que funcionan con aproximadamente 5 galones de diesel por hora y producen dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno y emisiones de partículas. Una estimación completa de los gases de efecto invernadero emitidos en asociación con el esquí en centros turísticos debería incluir los producidos por los esquiadores que conducen o vuelan a las montañas.

Irónicamente, el cambio climático está afectando a la mayoría de las regiones de esquí. A medida que aumentan las temperaturas atmosféricas globales, las mochilas de nieve disminuyen y las estaciones de esquí se acortan.

Soluciones y alternativas?

Muchas estaciones de esquí han realizado esfuerzos sustanciales para minimizar sus impactos ambientales. Se han desplegado paneles solares, turbinas eólicas y pequeñas turbinas hidráulicas para suministrar energía renovable. Se han implementado programas mejorados de gestión de residuos y compostaje, y se han empleado tecnologías de construcción ecológica. Se han planeado esfuerzos de manejo forestal para mejorar el hábitat de la vida silvestre. Ahora es posible que los esquiadores recopilen información sobre los esfuerzos de sostenibilidad de un resort y tomen decisiones informadas de los consumidores. ¿Donde empezar? La Asociación Nacional del Área de Esquí otorga premios anuales a los centros turísticos con un desempeño ambiental sobresaliente.

Alternativamente, el esquí nórdico (o de fondo) ofrece oportunidades para disfrutar de la nieve con un impacto mucho más ligero sobre la tierra y los recursos hídricos. Sin embargo, algunos centros de esquí nórdico hacen uso de la tecnología de fabricación de nieve y de equipos de limpieza de senderos alimentados con combustibles fósiles.

Un número cada vez mayor de entusiastas del aire libre buscan pistas nevadas practicando formas de esquí de bajo impacto. Estos esquiadores y snowboarders de travesía utilizan equipos especializados que les permiten subir la montaña por su propia cuenta y esquiar en terrenos naturales que no han sido talados o arreglados. Estos esquiadores tienen que ser autosuficientes y ser capaces de mitigar una multitud de riesgos de seguridad relacionados con las montañas. La curva de aprendizaje es empinada, pero el esquí de travesía tiene un impacto ambiental más ligero que el esquí de estación. Sin embargo, las áreas alpinas son muy sensibles y no hay actividad libre de impacto: un estudio en los Alpes encontró que el urogallo negro mostró niveles elevados de estrés cuando los esquiadores y practicantes de snowboard los perturban con frecuencia, con consecuencias directas en la reproducción y la supervivencia.

Fuentes

  • Alettaz y col. 2007. La difusión de los deportes de nieve de conducción libre representa una novedosa amenaza grave para la vida silvestre.
  • Laiolo y Rolando. 2005. Diversidad de aves forestales y pistas de esquí: un caso de efecto de borde negativo.
  • MNN. 2014. Los Snowmakers están ahorrando estaciones de esquí ... por ahora.
  • Wipf y col. 2005. Efectos de la preparación de pistas de esquí en la vegetación alpina.