¿Qué es la muda forzada en granjas industriales?

¿Qué es la muda forzada en granjas industriales?

La muda forzada es la práctica de causar estrés a las gallinas ponedoras de huevos, generalmente a través del hambre, para que produzcan huevos más grandes más tarde. Esta práctica es común entre las granjas industriales grandes, donde las gallinas ponedoras viven en jaulas de batería que están tan abarrotadas que las aves no pueden extender completamente sus alas.

Retener la comida de las aves durante 5 a 21 días hace que pierdan peso, pierdan sus plumas y detengan la producción de huevos. Mientras su producción de huevos se detiene, el sistema reproductivo de las gallinas se "rejuvenece", y las gallinas luego ponen huevos más grandes, que son más rentables.

Las gallinas naturalmente mudarán (perderán sus plumas) una vez al año, en otoño, pero la muda forzada permite a las granjas controlar cuándo sucede esto y hacer que ocurra antes. Cuando las gallinas pasan por una muda, ya sea forzada o natural, su producción de huevos disminuye temporalmente o se detiene por completo.

La muda forzada también se puede lograr cambiando las gallinas a un alimento que es nutricionalmente deficiente. Si bien la desnutrición puede parecer más humana que la inanición absoluta, la práctica aún causa sufrimiento a las aves, lo que lleva a la agresión, al desplume y al comer plumas.

Las gallinas pueden ser moldeadas a la fuerza una, dos o tres veces antes de que las gallinas gastadas sean sacrificadas para alimento de mascotas y otros usos. Si las gallinas no son moldeadas a la fuerza, pueden ser sacrificadas en su lugar.

Según el Servicio de Extensión Cooperativa de Carolina del Norte, "la muda inducida puede ser una herramienta de gestión eficaz, que le permite hacer coincidir la producción de huevos con la demanda y reducir el costo de las aves por docena de huevos".

Controversia de bienestar animal

La idea de retener alimentos por hasta tres semanas parece patentemente cruel, y los defensores de los animales no son los únicos críticos de la práctica, que está prohibida en la India, el Reino Unido y la Unión Europea. Según United Poultry Concerns, tanto la Asociación Médica Veterinaria de Canadá como el Comité Científico Veterinario de la Unión Europea han condenado la muda forzada. Israel también ha prohibido la muda forzada.

Si bien la muda forzada es legal en los Estados Unidos, McDonald's, Burger King y Wendy's se han comprometido a no comprar huevos a los productores que se dedican a la muda forzada.

Preocupaciones de salud humana

Además del evidente sufrimiento de los pollos, la muda forzada aumenta el riesgo de salmonella en los huevos. Una fuente común de intoxicación alimentaria, la salmonella es más peligrosa para los niños y las personas con sistemas inmunes debilitados.

Muda forzada y derechos de los animales

La muda forzada es cruel, pero la posición de los derechos de los animales es que no tenemos el derecho de comprar, vender, criar, mantener o sacrificar animales para nuestros propios fines, sin importar cuán bien sean tratados. La cría de animales para la alimentación viola el derecho de los animales a estar libres del uso y la explotación humana. La solución a las crueles prácticas agrícolas de fábrica es el veganismo.